Escrito por: Becky · Fecha del crucero: agosto de 2008

Crucero por Alaska
Crucero por Alaska

Viajé del 23 al 30 de agosto. Volamos hasta Seattle y embarcamos (Norwegian Star), después fuimos a Ketchikan, Juneau, subimos por Endicott Arm y después a Skagway, Prince Rupert, Canadá y después de regreso a Seattle.

Estuve en 48 estados y Alaska es el estado más hermoso e increíble que he conocido. No se puede comparar con nada que haya visto antes y ya quiero volver. En Ketchikan vimos muchos tótems y como era época de salmones, los vimos tratando de trepar una cascada. Creo que solo ese día vi unos 1000 salmones. También fuimos a un lugar de cría de salmones y a un museo de tótems. Todo esto fue por nuestra cuenta porque no pagamos ninguna excursión ese día. El día siguiente fuimos a Juneau, nuestra excursión era para ir al glaciar Mendenhal y después un tour para avistar ballenas. Antes de ese día pensaba "esto es genial, no puede haber nada mejor que esto". Bueno, qué me iba a imaginar lo mucho mejor que iba a ser. El crucero en sí fue muy lindo porque teníamos las montañas a cada lado todo el tiempo. Esa mañana, mientras esperaba que mi amigo estuviera listo para salir, estaba sentada junto a la puerta del balcón y vi algo de reojo. ¡Era un águila calva que pasaba volando a unos tres o cuatro pies de nuestro balcón! Cruzamos Juneau para llegar al glaciar. Una vez ahí, caminamos por un sendero (que se podía transitar fácilmente, con o sin silla de ruedas) y vimos huellas de osos, excremento de oso y salmones rojos (parte del sendero estaba cerrada por la actividad de los osos). Estábamos en una especie de valle con el agua del glaciar, completamente calma. A nuestro alrededor había montañas y cascadas. Cuando caminábamos hacia los glaciares empecé a ver algunos témpanos, algo que para mí fue bastante emocionante. Después vimos el enorme glaciar; su enormidad es sobrecogedora. Estaba nublado así que pudimos ver el verdadero color del glaciar sin que el sol lo opacara. Es de un color azul limoso vivo. Había cascadas y témpanos todo alrededor. Así que otra vez pensé "no puede haber nada mejor que esto"...

Subimos al bote para el tour de avistamiento de ballenas... para hacerla corta, en general uno puede ver dos o tres ballenas jorobadas. Nosotros vimos 14, una era una madre con su cría, la cría salió completamente 3 veces (tengo un video, se los puedo mostrar alguna vez), leones marinos, focas y águilas calvas. Así que... "no puede haber nada mejor que esto"... Entonces volvimos al barco y el capitán nos dijo que por la baja visibilidad iba a tener que desviarse por Endicot Arm en vez de la ruta originalmente programada. Nos dirigimos allí y tenemos montañas enormes de cada lado y el agua es de un tono verde vivo por la escorrentía del glaciar, y cuando el "harina" del glaciar se encuentra con el agua del mar, hay una línea finita donde el verde se funde con el agua color amarronado. Después de repente se ve este inmenso glaciar a lo lejos que se llama "colgante" porque todavía no llegó al océano. Después veo el primer témpano en el océano y algunas ballenas jugando. Por cierto, para este momento ya es de tarde y afuera hacen unos 50 grados con el viento soplando. ¡Hacía mucho frío! :) Mientras seguimos navegando por este "brazo" veo más témpanos y cascadas y empezamos a navegar muy cerca de los témpanos, chocando con algunos muy pequeños (llega un punto en que no se los puede evitar). Arriba de varios había leones marinos y aves. No encuentro palabras para describir lo fabuloso que fue. Digamos que se me congelaba la cara y entraba a calentarme el rostro y las manos con el secador de cabello para descongelarlas, y después volvía a salir porque no quería perderme de nada. Terminamos en el glaciar Dawes, que es el glaciar que alimenta este brazo y crea todos los témpanos. Nos quedamos allí por un rato mirando el glaciar, aunque bastante alejados, pero el capitán dijo que fue lo más cerca que había estado del glaciar. Después dimos la vuelta y salimos antes del anochecer (ya que los témpanos no se ven de noche y no queríamos otro Titanic).

No puede haber nada mejor que eso...

Bueno, al día siguiente estamos en Skagway, lo más al norte que íbamos a viajar. Nos subimos a un autobús de tours para viajar por este camino sinuoso por la división continental y paramos en una curva para sacar fotos. Pudimos ver algunos osos. Pasamos por un puente colgante de un lado a prueba de sismos y justo al lado había una falla geológica. Para ese momento habíamos subido tanto que casi no había vegetación y estábamos en la "tundra ártica". Los pocos árboles que sobrevivían allí tenían unos dos o tres pies de altura y tenían ramas de un solo lado por el crudo invierno. Cuando llegamos a Canadá subimos a un tren para regresar a Skagway. Fue taaaaan hermoso. El mejor viaje en tren de mi vida, con muchos caballete, dos o tres túneles. Arroyos, lagos, cascadas, glaciares y montañas por todas partes. Cuando llegamos a Skagway fuimos a "Liarsville" a comer salmón (la primera vez que comía, y me encantó) y cribamos oro (nos dijeron que era oro verdadero importado de Canadá :) ). Después fuimos a un burdel y recorrimos el lugar. El día siguiente estuvimos en Prince Rupert, Canadá y fuimos en un bote hasta una isla donde había petroglifos (que son grabados en rocas hechos por nativos americanos), hicimos un tour por el bosque y comimos salmón horneado de nuevo. ¡Pude ver una playa con arena negra por primera vez!

Después de eso, tuvimos que regresar a casa.(