sueña. conoce. inspírate. repite.

Blog de viajes oficial de Norwegian

Siéntete libre en alta mar con yoga para principiantes

Cuando enseño una clase de yoga para principiantes, la herramienta más esencial se resume a una simple instrucción: respira. Fácil, ¿verdad? Pero solo piensa, ya sea que estés disfrutando de unas vacaciones en crucero exóticas o de un fin de semana tranquilo en casa, ¿cuánto tiempo necesitas para que tu mente se acomode y puedas relajarte y exhalar profundamente?

La mayoría de la gente diría que necesita al menos un día completo (¡o unos cuantos cócteles!) antes de poder relajarse por completo y acoplarse al ritmo de las vacaciones. Pero si pruebas una clase de yoga para principiantes a bordo de Norwegian Cruise Line descubrirás que con un poco e trabajo de respiración y movimiento del cuerpo suave y guiado, podrás recargar y reorganizar tu mente de inmediato y de forma orgánica, sin necesidad de experiencia previa.

Si estás buscando una actividad física que te permita elevar la pulsación cardíaca y transpirar, ¡no te preocupes! Norwegian Cruise Line ofrece todo tipo de opciones de fitness, desde escalada en roca hasta caminar por la tabla. No obstante, si realmente quieres ampliar tus horizontes y relajar tu mente y tus músculos, una clase de yoga para principiantes puede ser tu servicio a bordo más interesante. Te damos algunos consejos que te ayudarán en tu primera clase.

Relájate

Abandona todas tus preocupaciones cuando despliegues tu colchoneta de yoga por primera vez. La gente suele decir: "No puedo hacer yoga". "No soy flexible". ¡No temas! La única flexibilidad que se necesita para el yoga es tener la mente abierta. Al reunirme con un alumno principiante, siento que el temor proviene de lo desconocido. Las nuevas formas de respirar, de elongar y simplemente de sentarse aún son conceptos extraños para la mayoría de nosotros; estamos más acostumbrados a los deportes de contacto y a las rutinas aeróbicas. Simplemente recuerda que lo más probable es que todos en la clase sean novatos y estén en las mismas condiciones que tú (¡sin ánimo de ofender!).

Yoga a bordo de un crucero Norwegian

Revisa tu equipaje

El mayor beneficio del yoga es que nos enseña a enfocarnos en el presente y aplacar nuestra mente. Si piensas que tu cerebro está demasiado activo para relajarse, con más razón debes probar una clase de yoga durante tu crucero, cuando estás lejos de tu lista de cosas para hacer en casa. Además tienes una gran ventaja sobre cualquier persona que intenta hacer yoga en tierra firme: tu cautivadora vista del océano. Drishti es un elegante término sánscrito que usamos en clase y que significa "enfocarse". Cuando fijas toda tu concentración y presencia en un objeto, tu mente se centra automáticamente en el momento presente y lejos de tu pensamiento frenético de hacer varias cosas a la vez.

Descubre lo desconocido

En los deportes competencia y los ejercicios tradicionales, estamos condicionados a exigirnos hasta nuestros límites absolutos, inhalando y jadeando en las flexiones y en el Stairmaster. ¡Con razón tanta gente tiene pavor de ir al gimnasio! En el yoga, sin embargo, todo se trata de concentrarse en nuestra propia colchoneta (o en el océano, según sea el caso). No centres tu atención en la persona que tienes a tu lado haciendo equilibrio en pose de árbol. Vuelve a tu drishti y es probablemente te sorprendas de cuánto tiempo puedes mantener tu equilibrio en un pie.

En el yoga nos gusta descubrir nuestro límite personal, ese punto ideal donde aprendes a no exigirte demasiado o a rehuir de un desafío. Es una alegoría fantástica salir de la colchoneta e integrarte a tu vida cotidiana, cuando regresas a casa.

Crucero para tu cuidado personal

Si padeces limitaciones físicas, o tienes miedo de lesionarte, avisa a tu profesor antes de la clase. Él/ella puede mostrarte las adecuaciones físicas para tus posturas, si fuera necesario.

No obstante, incluso los que gozamos de buena salud con rutinas de ejercicios regulares podemos sentir rigidez muscular el día posterior a la clase. Después de todo, el yoga te enseña a mover, abrir y dominar tu cuerpo de nuevas maneras.

Por suerte, estás en el lugar perfecto para aliviar esos dolores de principiante: después de la clase, visita el sauna o los baños de vapor de Norwegian. Sin embargo, mi complemento favorito para la clase de yoga es el cuidado integral que ofrece el Mandara Spa. Aquí puedes extender tu deleite del yoga con una sesión de terapia corporal o disfrutar del pase para la suite termal, el mejor tratamiento de hidroterapia.

Luego, recomiendo experimentar el nuevo nirvana del "yoga para el cerebro". Dirígete a la cubierta y respira lentamente el aire fresco y salado mientras saboreas la sal de tus labios y tu margarita. Exhala profundamente mientras te enfocas en el profundo mar azul.

Relájate en The Waterfront