sueña. conoce. inspírate. repite.

Blog de viajes oficial de Norwegian

Paseos en trineos tirados por perros en Alaska

Por Dean Blaine

¡Mush! No se trata de unas vacaciones cualquiera donde puedes controlar un grupo de perros esquimales que tiran de un trineo y correr en medio de la tundra congelada. En el Ártico, el trineo tirado por perros solía ser una forma de vida. Ahora muchos comerciantes ofrecen la oportunidad de tomar las riendas del trineo. Conoce la historia de los trineos tirados por perros y luego prueba conducir tu propio equipo en tu próximo crucero a Alaska.

Las tribus nativas han usado los trineos tirados por perros como transporte por siglos. Hay evidencia de la presencia de trineos tirados por perros hace más de 1,000 años. Más tarde, los perros de trineo tuvieron su papel en el Fiebre del Oro de Alaska a finales del siglo 19. En esa época, los trineos tirados por perros llevaban a los buscadores de oro, suministros y hasta médicos que hacían visitas a domicilio y el correo (el Servicio Postal de los EE. UU. entregó correspondencia en trineos tirados por perros hasta 1963). Los estadounidenses empezaron a explorar el Ártico detrás de un equipo de perros esquimales.

En 1925, los trineos tirados por perros se hicieron más conocidos cuando el pueblo remoto de Nome, Alaska sufrió una epidemia mortal de difteria. El pueblo necesitaba desesperadamente un suero milagroso pero el suministro más cercano estaba a más de 700 millas de distancia. Había habido una tormenta de nieve y los aviones no podían volar. La única manera de buscar la medicina para el pueblo era en trineo tirado por perros. En el transcurso de seis días, seis equipos diferentes de trineos tirados por perros llevaron el suero en relevos hasta Nome. El pueblo se salvó y la noticia salió en los medios nacionales. El equipo que entregó el suero estaba liderado por un perro siberiano llamado Balto. El perro se convirtió en un héroe nacional y pusieron una estatua en su honor en el Central Park de Nueva York. La estatua sigue en pie en la actualidad como testamento del perro héroe.

En 1973, para conmemorar la histórica carrera de Nome, nació la carrera de trineos tirados por perros de Iditarod para cubrir la misma ruta de Anchorage a Nome. La carrera anual fue creciendo y se ha convertido en el evento de trineos tirados por perros más grande del mundo y el evento deportivo más grande de Alaska. Cada año, los mushers dedicados y sus equipos de 16 perros compiten en una extenuante carrera de 1150 millas por el histórico sendero de Iditarod, una antigua ruta de correo y suministros por el desolado interior de Alaska. Vienen competidores desde lugares lejanos como Italia y Japón que luchan contra temperaturas bajo cero y vientos fuertes sobre cordilleras montañosas empinadas, cruzan ríos congelados y bosques densos en la carrera de trineos tirados por perros más larga y difícil del mundo.

Los equipos de trineos tirados por perros de la actualidad en general están integrados por perros esquimales de Alaska, perros esquimales siberianos y malamutes de Alaska. Los equipos tienen un "lead dog" o perro líder que en general es el más inteligente de la manada. Los "swing dogs" son los perros que corren directamente detrás del líder y ayudan a girar el trineo. Los "team dogs" son los perros que van al medio de la manada y son los encargados de la velocidad (hasta 20 mph) y los "wheel dogs" en general son los más grandes y van atrás para tirar si el trineo queda trabado.

Cachorro esquimal

Los perros de trineo no se manejan con riendas como los caballos. En cambio son controlados por un conjunto de comandos. Al grito de "¡Mush!" arrancan. "Gee" es el comando para girar a la derecha y "Haw" es el comando para girar a la izquierda. Al grito de "¡Whoa!" se detienen.

Así que practica tus "haws" y "gees" antes de tus vacaciones en Alaska. Si tienes la suerte de poder participar en un tour en crucero por Alaska tendrás la oportunidad de visitar la perrera de un corredor de trineos de la carrera Iditarod para un tour privado. Para el final de tu crucero en Alaska serás todo un musher profesional. Y el año siguiente... ¡Iditarod!