sueña. conoce. inspírate. repite.
Blog de viajes oficial de Norwegian

Siempre he dicho que un crucero es la mejor manera de invertir tu dinero en vacaciones. De hecho, según la Cruise Lines International Association (CLIA), ¡un crucero puede costar desde tan solo $40 por día! ¿En qué otro lugar puedes conseguir unas vacaciones con todo incluido por un precio tan bajo? Así que, ¿cuánto cuesta un crucero? ¡Demos un vistazo!

¿Un crucero es asequible?

La industria de los cruceros siempre está evolucionando y ofrece a los pasajeros más flexibilidad cuando se trata de reservar unas vacaciones asequibles. Es muy fácil aprovechar oportunidades de precios flexibles como las ofertas de última hora. Con viajes de distintas duraciones y destinos prácticamente interminables para elegir, no importa el presupuesto que tengas, seguro encontrarás un crucero perfecto para ti.

Si eres como tantos otros que sufren ansiedad por las reservas, quédate tranquilo: puedes reservar tu crucero con solo un depósito. Si reservas con mucha anticipación, puedes cancelar tu crucero sin ninguna sanción si cambias de parecer.

¿Vacaciones en crucero o en un resort?

Mientras que en unas vacaciones en tierra te limitas a un destino y una experiencia durante toda tu estadía, un crucero te ofrece la oportunidad de conocer distintas culturas y países: todo con un mismo precio increíble para tus vacaciones. Comparemos: unas vacaciones típicas en un resort con todo incluido comprenden una habitación estándar y comidas básicas, mientras que un crucero con Norwegian puede incluir:

• Vistas increíbles desde tu camarote si reservas uno con vista al mar o de categoría superior.

• Transporte de puerto a puerto, ¡con experiencias nuevas casi todos los días!

• Restaurantes de cortesía más todas las opciones deliciosas que te imagines en cafés, parrillas ¡y mucho más!

• Entretenimiento como en Broadway, espectáculos de comedia y música en vivo.

• Actividades deportivas como circuito de cuerdas, paredes para escalar en roca, minigolf y piscinas para nadar.

Además, dependiendo de cuándo reserves tu crucero, podrías recibir regalos increíbles como El mejor paquete de bebidas o el Paquete gastronómico, excursiones en tierra y Wi-Fi, por nombrar algunos. Cuando sumas todo y comparas los precios, ¡el precio de un crucero es muchísimo mejor que el de unas vacaciones tradicionales! Y si tienes ganas de pasar más tiempo en tierra, puedes disfrutar lo mejor de ambos mundos con los Tours en crucero.

¡Más maneras de ahorrar en tu crucero!

Aunque con las ofertas que mencionamos arriba ya consigues un precio difícil de superar para tus vacaciones, hay otras maneras de aprovechar todavía más ahorros en un crucero. Si reservas un crucero con la promoción de huéspedes adicionales gratis, viajar en crucero con tus hijos es más económico que pagar una guardería si te quedas en casa.

Diversión en Splash Academy

¿Cómo ahorrar a bordo?

Sigue ahorrando incluso después de embarcar. Una manera fácil de ahorrar dinero sería comer en los bufés y restaurantes de cortesía. En lugar de pagar actividades, disfruta las actividades gratuitas que se ofrecen, como el complejo deportivo o los toboganes acuáticos. Y por último, lee tu Freestyle Daily donde te enterarás de todas las ofertas diarias en bebidas, tratamientos de spa, compras y mucho más.

Toboganes acuáticos

¿Qué no está incluido en un crucero?

Bueno, no tanto. Con todos los beneficios de cortesía que Norwegian tiene para ofrecer, los gastos adicionales como compras, servicios de spa y excursiones en tierra son básicamente las únicas cosas que no están incluidas en un crucero.

¡Conoce tu presupuesto y respétalo!

Por supuesto, siempre que te atengas a tu presupuesto, un crucero siempre es asequible; ¡solo piensa en los lugares que visitarás! Un crucero en Alaska educativo con los niños, quizás una escapada de fin de semana a las Bahamas con amigos o una aventura por el Mediterráneo con tu media naranja. No importa qué elijas (y créeme, ¡una vez que disfrutaste un crucero querrás hacerlo toda la vida!), puedes quedarte tranquilo de que estás pagando el mejor precio por unas vacaciones.